Entrada destacada

martes, 17 de abril de 2018

ARGENTINA: GATAFLORISMO SOCIAL Y UN GOBIERNO SIN PLAN

Un gobierno sin "masterplan", una obsesión por evitar un "superministro" de Economía, cuando en realidad, Marcos Peña ha pretendido erigirse en él -no termina haciendo ni lo uno ni lo otro-; una parte de la coalición -Carrió y radicales- que empiezan a cuestionar a su propio gobierno, como "Chacho" Alvarez a la Alianza en el año 2000; un descontrol de la política monetaria de la BCRA, cuando empezaban a mejorar los números fiscales; un gradualismo "micro" que ya hemos visto muchas veces en Argentina, termina en el fracaso. En suma, un gobierno que dijo venir a cambiar la Argentina, con un elenco gobernante que se cree a sí mismo, novedoso e innovador, que hasta se da el lujo de negar la relevancia del pasado, pero que paradójicamente, cae entrampado por los mismos vicios de esa historia del país, al que se obstina en obviar.

Resultado de imagen para macri peña fotos

Para condimentar el comentario, una sociedad que juega al "gataflorismo" -expresión acuñada por Marcelo Longobardi-: todos dicen preocuparse por la inflación pero nadie hace nada sustancioso por sacársela de encima.

A veces, a uno le parece que Argentina no tiene rumbo y por ello, aquí se suele premiar a gobiernos que también suelen perderse en sus propios marasmos.


sábado, 24 de marzo de 2018

EL GRAN DEFICIT POLITICO DE PERU

Perú se ha modernizado enormemente. Partiendo desde muy atrás, con carencias estructurales de todo tipo y sólo gozando de un pasado imperial glorioso, muy lejano, tras el fujimorismo -y mal que le pese a Vargas Llosa, que llora por la herida de su ballotage perdido en 1990-, el país mejoró notoriamente su economía: inflación bajo control, privatizaciones, inversiones, bancarización de la población, políticas sociales más eficaces que en el pasado. Aunque la informalidad laboral sigue siendo una de las más altas de la región (73 puntos porcentuales), en niveles que ya había advertido el economista incaico liberal Hernando de Soto en su libro "El Otro Sendero", a fines de los ochenta, el cambio macro en Perú fue una realidad, no un mero discurso de campaña preelectoral.

Martín Vizcarra


Toda esa transformación económica no tuvo correlato en el plano político. Casi todos los presidentes que llegaron después del "Chino" -Ingeniero-, gozaron de una popularidad efímera, con mínimo control del Congreso y excepto Ollanta Humala, que prometía ser el Chávez peruano y estuvo muy lejos de serlo, todos vieron evaporada esa legitimidad. Sin partidos políticos fuertes, incluyendo el APRA de Alan García, a esta ola de insatisfacción popular, debe sumársele el propio legado fujimorista, biológico y político. Detenido, extraditado e indultado, no sólo fue relevante para la política peruana, el destino de Alberto, sino, desde años, el de su familia: sobre todo, sus dos hijos, Keiko, la mujer dos veces candidata a Presidente, que no llegó a la Casa de Pizarro por muy poco margen y Kenji, el varón que pactó con Kuczynski, su apoyo para que no cayera, lo cual dividió como nunca, al fujimorismo, creando más incertidumbre a futuro, pero dejando un manto de impunidad y corrupción generalizada que tiende a manchar y herir de muerte a la frágil democracia peruana.

La incógnita es qué hará ahora el Ingeniero Martín Vizcarra, el ex gobernador de Moquegua y el Vice de PPK, pero que antes de la renuncia de éste, fue nombrado como embajador en Canadá para evitar su propio desalojo por causas de corrupción como Ministro de Transportes. Podrá reencabezar un gobierno con cierta legitimidad para llegar finalmente a las elecciones de 2021 o sólo será una transición breve, donde tampoco queda claro, quiénes serán los herederos, tras la ruptura de los hermanitos Fujimori?



Ni la euforia peruana por el Mundial de Rusia, tras una ausencia de 35 años, alcanza a disimular la severa crisis de confianza en su clase política que vociferan hoy los incaicos.

martes, 20 de marzo de 2018

FACEBOOK AL BORDE DEL KNOCK-OUT?

Historia 1: un ex empleado resentido denuncia lo que conocía e hizo hace algunos años atrás, generando un cataclismo de consecuencias imprevisibles. Historia 2: la consultora ladrona de datos personales, utiliza el saber de un profesor universitario siempre listo, para difundir su fórmula y hacerse famoso. Historia 3: se juntaron ambos, con ambiciones desmedidas y ya inventaron la posibilidad de calcular sus numerosas ganancias vía las redes sociales, por ejemplo, Facebook. Historia 4: 50 millones de ingenuos clientes de la red del también inescrupuloso Mark Zuckerberg, caen en la trampa tendida por aquéllos (Cambridge Analytica y el profesor Aleksandr Kogan). Historia 4: apenas se descubre tamaña manipulación de datos, seguramente a espaldas de los usuarios -es lo que ahora se investiga-, todos -aunque yo hace tiempo la abandoné previendo este tipo de usos y abusos- tomamos conciencia del peligro de estas redes, a la que creemos emplear nosotros para satisfacer ansias de reconocimiento, status, narcisismos de todo tipo, etc. Historia 5 (final): se viene la vindicta generalizada sobre Zuckerberg -ya lo citaron hasta del Parlamento británico para declarar-, las acciones de Facebook se desplomaron y lo que es más grave, el desprestigio de la red social otrora líder, se cae día a día.



Lección para la política: si Cambridge Analytica manipuló direccionando voluntades en contra de candidatos en diferentes elecciones (incluyendo la tan polémica de Estados Unidos 2016), no sólo habrá nuevas regulaciones para resguardar la identidad de las personas -y sus deseos o aspiraciones grabadas en las redes-, sino que también habrá nuevas formas de trampa, con lo que deberemos estar atentos a semejantes cambios, que son directa e ineludible consecuencia de la existencia de las NTICs., ni más ni menos. Esto que hace 3 décadas, generaba expectativas nada más que positivas, hoy, muestran su verdadera cara.

miércoles, 14 de marzo de 2018

UN LOPEZ OBRADOR (AMLO) PRAGMATICO A ULTRANZA, QUIERE EVITAR DEBATES

López Obrador rechaza participar en más debates como exigen Anaya y Meade

Anaya lo reta si es que "tiene pantalones" y el candidato de Morena confirma que solo participará en los tres que ya están pactados


JACOBO GARCIA, PARA EL DIARIO EL PAIS, MADRID, 13 DE MARZO DE 2018.


Los debates televisivos de ritmo rápido, tiempo medido y respuestas concretas no son lugar para Andrés Manuel López Obrador. El candidato de izquierdas que lidera las encuestas se siente más cómodo en el soliloquio reflexivo y pausado, con tiempo suficiente para el contexto histórico las puntualizaciones y los matices.
Lo saben sus contrincantes y él mismo quien, en las últimas elecciones, decidió no participar en ningún debate televisado lo que le costó un aluvión de críticas y quedar fuera de los reflectores durante las horas más seguidas de la campaña.
La reciente decisión del Tribunal Electoral de abrir la posibilidad de nuevas fechas para los debates, al margen de los tres ya pactados con el Instituto Electoral (INE), ha abierto la discusión entre los candidatos en tono de desafío.
Los dos aspirantes que van abajo en las encuestas, Ricardo Anaya y José Antonio Meade, e incluso la independiente Margarita Zavala, provocaron a Obrador al exigirle más debates. A todos ellos el tabasqueño respondió con contundencia: "No, no, no; nosotros ya vamos a estar en los tres debates porque nos van a querer dañar (…) piensan que así van a remontar su desventaja. Ellos están muy atrás, no quiero presumir, pero ya vamos cerca de 20 puntos de ventaja del segundo lugar que se lo están peleando Meade y Anaya", dijo el domingo el candidato de Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) durante de una reunión privada con simpatizantes en Querétaro.
Horas antes Anaya, candidato de la coalición Movimiento Ciudadano, lanzó el guante: “Hoy quiero formalmente retar a un debate a Andrés Manuel López Obrador; vamos a ver si el señor tienes las ideas, el valor y los pantalones para enfrentarnos”, insistió.
Por su parte, el aspirante del Revolucionario Institucional (PRI) José Antonio Meade, lo retó a través de Twitter, "ya no hay pretextos" para ello. Éntrale", escribió en la red social.
Al coro de candidatos que quieren ver a AMLO fajarse ante las cámaras se sumó también la candidata independiente Margarita Zavala, esposa del presidente Felipe Calderón. “Estoy lista para debatir con quien sea, sobre todo con Andrés Manuel López Obrador, aunque ya sabemos que lo suyo no es el debate", dijo durante una entrevista en Radio Fórmula. Para Zavala, los debates son algo natural en la vida política del país y un espacio para que los ciudadanos conozcan las propuestas de los aspirantes, pero "lo suyo es descalificar", añadió en referencia a Obrador.
Hasta el momento los candidatos, con el aval del INE, han pactado tres debates. EL primero el 22 de abril en la Ciudad de México tratará sobre corrupción, seguridad pública y violencia. El segundo, casi un mes después, será en Tijuana y tocará los temas de comercio exterior, seguridad fronteriza y migración. El último debate será el 12 de junio, dos semanas antes de los comicios del 1 de julio se celebrará en Mérida y versará sobre crecimiento económico, pobreza y desigualdad. Todos ellos tendrán una duración entre 90 y 120 minutos y en el mismo participarán entre tres y seis aspirantes, a falta de que el INE confirme las candidaturas.
Las últimas encuestas publicadas confirman que López Obrador lidera las preferencias de los mexicanos. Sin embargo, durante las seis semanas que faltan para el primer debate Anaya y Meade buscan desesperadamente agitar el tablero que mueva la actual fotografía.

POMPEO COMO SECRETARIO DE ESTADO, OTRA MALA NOTICIA PARA RUSIA

Mike Pompeo, un halcón para dirigir las relaciones exteriores de EE UU

El hasta ahora director de la CIA procede del movimiento ultraconservador Tea Party, es duro contra Irán y ha sabido ganarse a Donald Trump

AMANDA MARS, PARA EL DIARIO EL PAIS, ESPAÑA, 14 DE MARZO DE 2018

Halcón, político de carrera y en la cuerda de Donald Trump. El presidente ha optado por relevar al moderado Rex Tillerson, un ejecutivo petrolero con quien nunca congenió, por el perfil antitético de Mike Pompeo, el hombre al que le confió la CIA hace poco más de un año, un congresista de Kansas miembro del Tea Party, que ha clamado contra el pacto nuclear de Irán, defendido la aplicación de la pena de muerte contra Edward Snowden y destacado como azote de la demócrata Hillary Clinton.
Pompeo, de 54 años, se graduó primero de su clase en la academia militar de West Point en 1986, sirvió varios años en el Ejército (sin entrar en combate) y llegó a patrullar como oficial de caballería en el telón de acero antes de la caída del muro de Berlín. Después se licenció en Derecho en Harvard y comenzó su carrera como congresista por Kansas en 2011, aupado por la ola ultraconservadora del Tea Party. Durante estos años, hasta que el recién elegido Donald Trump lo llamó para hacerse cargo de la CIA, ha formado parte de los comités de Inteligencia, Comercio y Energía de la Cámara de Representantes.
Le dio fama en Washington la dureza con la que fustigó a Clinton en la comisión especial para investigar el atentado de Bengasi (Libia) de 2012, cuando la excandidata presidencial era secretaria de Estado. La investigación acabó sin hallar responsabilidades en Clinton, pero Pompeo llegó a calificar el caso como algo “peor que el Watergate en algunos aspectos”. También se significó en la defensa de la vigilancia masiva ciudadanos y hogares estadounidenses en pos de la seguridad y, en el pasado, llegó a defender la práctica del waterboarding (ahogamientos), argumento que era ilegal, pero no un acto de tortura. Sin embargo, en el Capitolio, antes de que le ratificaran como director de la CIA respondió que no usaría la tortura aunque el presidente se lo pidiera.
Su nombre había sonado como sucesor de Tillerson durante meses, ya que durante ese tiempo el futuro del ex presidente de Exxon Mobil se había estado tambaleando. Fuentes anónimas de la Administración citadas por la prensa estadounidense han destacado la química surgida entre Pompeo y Trump durante las periódicas reuniones informativas de inteligencia. En ellas y en público, el jefe de la CIA ha sabido manejar con mano izquierda uno de los pocos puntos en los que difiere del presidente: la injerencia rusa en las elecciones presidenciales, que el mandatario neoyorquino siempre ha negado o minimizado y que Pompeo nunca ha evitado señalar con dureza.
Su breve mandato como jefe de la inteligencia se ha caracterizado por un perfil muy político en sus pronunciamientos públicos, lo que ha incomodado en muchas ocasiones al personal de la agencia, dado que crea recelos en torno a la imparcialidad que se le exige a los análisis de inteligencia. También ha apostado por una actitud más agresiva en el conflicto de Afganistán, donde se han reforzado las acciones encubiertas son los talibán como objetivo.
Sin experiencia previa en este campo, Pompeo se convierte en jefe de la diplomacia estadounidense en un momento delicado, cuando Estados Unidos está dispuesto a abrir una negociación con Corea de Norte —bajo promesa de desnuclearización por parte del régimen y al mismo tiempo debe decidir si mantiene o abandona el acuerdo nuclear con Irán. En ambos terrenos, el nuevo secretario de Estado se ha mostrado en la línea dura republicana. Y en consonancia con Trump. Por ejemplo, se mostró partidario públicamente al cambio de liderazgo en Corea del Norte y, en el caso de Irán, cuando Obama firmó el acuerdo nuclear, declaró que no veía el momento para cancelarlo. Ahora, habría llegado el momento de esto último, pero los caminos de la realpolitik y de Trump son misteriosos.

jueves, 8 de marzo de 2018

POR FIN, LLEGA AL PODER EL POPULISMO A UN PAÍS DE LA UE?

ELECCIONES ITALIA

Un vendaval populista barre una era en Italia

Italia, el primer país de la UE donde las fuerzas 'antiestablishment' suman mayoría absoluta, afronta el reto de formar un Gobierno en medio de la incertidumbre


DANIEL VERDU, PARA EL DIARIO EL PAIS, MADRID, ESPAÑA, 6 DE MARZO DE 2018.


Lo peor siempre había sonado mejor. Pero Italia amaneció este lunes con el resultado más enconado y extravagante que cabía imaginar. Ya es el único país de Europa donde los partidos antiestablishment suman mayoría absoluta. El Movimiento 5 Estrellas (M5S), un artefacto antisistema fundado por un cómico y un empresario de comunicación, y la Liga, una formación xenófoba inspirada en el Frente Nacional francés, compiten por presidir el Gobierno de la tercera economía de la zona euro. Matteo Renzi, del Partido Democrático (PD), y Silvio Berlusconi, Forza Italia, fueron humillados. No es tiempo para discursos de centro, para la exaltación europea. Un vendaval de cabreo ha barrido una era, pero ni siquiera ha sido capaz de conformar una mayoría de Gobierno clara. Tiembla el suelo institucional.
Italia mandó este domingo al garete a sus instituciones y a la forma de hacer política de los últimos 25 años. Dos fuerzas que hablan de abandonar la moneda única y cargan contra las ONG que trabajan rescatando migrantes en el Mediterráneo sumarían mayoría absoluta. “Ha nacido la Tercera República”, proclamó Luigi Di Maio, el candidato del M5S (31 años), en una rueda de prensa sin preguntas. No le faltaba razón. La Segunda, la que popularmente surgió tras el gran escándalo de corrupción de Mani Pulite (manos limpias) en los noventa y que tan bien rentabilizó Silvio Berlusconi, consume sus últimas horas mientras el presidente de la República decide cómo resolver el entuerto creado.
La foto es muy confusa. El M5S crece y se asienta como el partido más votado (221 diputados). La Liga lidera inesperadamente la coalición de centroderecha (260 diputados), que tiene más apoyos que los grillinos pero no los suficientes para depender de sí misma. Tendido en la lona, un Partido Democrático (PD) triturado (no llega al 19%) solo piensa en acertar en algo para no desaparecer definitivamente en las próximas elecciones, que podrían ser dentro de muy poco si el presidente Mattarella no lo remedia.
Pero Italia cambia, tiene razón Di Maio. Regresar en política, por ejemplo, ya no sale gratis. Berlusconi y Renzi, un hombre capaz de suicidarse dos veces en poco más de un año, han sido vapuleados en su regreso. El toscano dimite, lo anunció sin admitir un ápice de culpa el lunes por la tarde y advirtiendo que morirá matando (su coalición tiene 112 diputados). El ex-Cavaliere, 81 años, humillado por su socio de coalición, un partido al que durante dos décadas utilizó como mera comparsa, se encerró en su mansión de Arcore —donde, según la prensa italiana, recibió "brevemente" a Salvini y no abrió la boca en todo el día. 
El vencedor está muy claro. El M5S, un experimento político sin parangón en Europa, es un ciclón entre los jóvenes y los mayores de 40. Da igual, es un bofetón intergeneracional que ha subido siete puntos en cinco años. El partido más votado (32,6%), prácticamente el doble que el segundo en la Cámara de Diputados (el PD tiene solo el 18,7%, su peor resultado) ha institucionalizado su vaffanculo, también hacia las políticas económicas de la Unión Europea. Unos 10,5 millones de italianos confían en ellos. Uno de cada dos en algunas regiones del sur, donde han teñido el mapa meridional de amarillo, convirtiendo la tradicional fractura entre las dos Italias, ahora también, en una cuestión política.
Pero el partido de Di Maio ha sabido crecer en el norte y pescar en las aguas revueltas de una izquierda que ha hecho el ridículo con sus luchas internas (Libres e Iguales ha logrado un resultado residual del 3,4% en la Cámara de Diputados). El analista político Roberto D’Alimonte cree que no es planteable un Gobierno en el que falten los grillinos. “El mensaje es evidente: Italia quiere un cambio. Y el Movimiento 5 Estrellas es el que mejor ha sintetizado esa idea. Sobre todo en el sur, la parte del país que ha sufrido más la crisis económica. Tienen que estar en un Gobierno, pero es difícil encontrar la forma de hacerlo”.
La formación fundada por Beppe Grillo en 2009, que no recibe ayudas del Estado y ha autofinanciado toda la campaña, intenta distanciarse de la Liga y corteja a Mattarella recordándole su transversalidad geográfica. “No somos un partido territorial, como otros”, lanza Di Maio presionando al presidente de la República y disparando contra el partido de Salvini. Y su candidato, que perdería fuerza en una posible alianza, hace lo mismo.
Ambas formaciones, sin embargo, tienen mucho en común. Euroescepticismo, dominio de las redes, exaltación de la seguridad ante el reto de la inmigración o políticas asistencialistas dirigidas a votantes de izquierdas y de derechas. ¿Populismo? La etiqueta tiene un amplio recorrido en un país donde Silvio Berlusconi, el inventor de Trump 25 años antes de Trump, todavía aspiraba a gobernar. 
Mientras ellos crecen —lo celebraron con entusiasmo los ultras Marine Le Pen, Nigel Farage y Steve Bannon, que se desplazó de EE UU a la ciudad eterna—, todos los demás se derrumban. De modo que, para encontrar los votos que faltan, habrá que rebuscar entre los escombros de algún partido. La primera opción del M5S —y puede que la única— sería trabajarse el apoyo pasivo de un PD ya sin Renzi. Una abstención a lo Pedro Sánchez serviría, señala D’Alimonte: “Una operación a la española, pero con salsa italiana”. 
Pero el toscano dimite, ma non troppo. Y ayer quiso morir matando. “No pactaremos. Iremos a la oposición. Nos separa de Salvini y Di Maio su antieuropeísmo, su antipolítica y su odio verbal”. Si Renzi, que ahora es un zombi en su partido, logra mantener esta promesa, será complicado que Mattarella evite unas nuevas elecciones.


UNA TRINCHERA ENTRE NORTE Y SUR


D. V
La brecha entre el norte y el sur de Italia es una de las más salvajes de Europa. Un país donde conviven realidades sociales y económicas más cercanas a Alemania y a Grecia en función de la latitud. La única salsa que tradicionalmente ha unido ambos mundos ha sido la política. Sin embargo, el resultado electoral arroja una serie de datos que, por primera vez, indican lo contrario.
¿Consecuencias? El politólogo Giovanni Orsina explicaba durante el recuento que esta nueva trinchera política podría remover viejos fantasmas en Italia.
El Movimiento 5 Estrellas ha ganado en la mayoría de regiones del sur y en la isla de Cerdeña. De hecho, en algunos lugares ha obtenido más de la mitad de los votos. En Calabria le han faltado dos colegios, en Puglia otros dos, en Campania uno... Pero el resto ha quedado en manos de los grillinos sin solución de continuidad hasta Pesaro.
El norte, en cambio, se ha teñido de azul. Apenas han podido resistir en algunas regiones como Toscana, donde el empuje de la tradición de centroizquierda conserva su histórico vigor. Pero la derrota ha llegado hasta sus grandes feudos, como Emilia Romaña, donde la izquierda ha tenido siempre su laboratorio intelectual.

domingo, 19 de noviembre de 2017

ENTREVISTA A GILLES KEPEL

Gilles Kepel: “Francia está tratando de evitar una guerra entre Arabia Saudita e Irán”

“La voluntad del presidente Macron es crear una posición mediadora en Medio Oriente y hacerlo en nombre de Europa”, sostiene el politólogo, experto en Islam y mundo árabe, que acompañó al mandatario francés en su última gira por la regiónCLAUDIA PEIRO, PARA INFOBAE, DOMINGO 19/11/2017.




Un primer resultado de esta iniciativa francesa es seguramente la visita que el renunciante primer ministro libanés Saad Hariri, instalado en Arabia Saudita desde su dimisión, está realizando a Francia.
El politólogo Gilles Kepel, uno de los mayores especialistas europeos en Islam y mundo árabe, es un testigo privilegiado de la geopolítica actual: acaba de acompañar al presidente de su país, Emmanuel Macron, en una gira cuyo objetivo era la inauguración del Louvre de Abu Dhabi -el 11 de noviembre pasado- y que tuvo luego una escala no programada en Riad, la capital de Arabia Saudita, para una reunión con el príncipe heredero tras el golpe asestado por éste a parte de la elite local para concentrar el poder.
Invitado a nuestro país por el Centro Franco Argentino de Altos Estudios que dirige Guillaume Boccara, Kepel comenta dos buenas noticias: una es la caída del califato de Raqqa y Mosul, otra la derrota de lo que llama terrorismo yihadista de tercera generación en Francia. Pero una tercera noticia nada buena es que la tensión entre Arabia Saudita e Irán está en su máximo nivel.
Autor, entre otros, de El faraón y el profeta (1988), La revancha de Dios (1991), El Oeste de Alá (1995), La Yihad: expansión y declive del islamismo (2002), Las políticas de Dios (2006) y El terror entre nosotros. Una historia de la yihad en Francia (2016), Kepel es director de la Cátedra de Excelencia Medio Oriente Mediterráneo de la Universidad Paris Ciencias y Letras (PSL) en la Escuela Normal Superior.
"No sólo he visto esa serie sino que soy uno de los personajes", responde a la consulta de Infobae acerca de si Le bureau de légendes (Oficina de infiltrados), el gran éxito de la televisión francesa sobre espionaje y geopolítica que espera su cuarta temporada, reflejaba con fidelidad el rol de los servicios de inteligencia y la diplomacia francesa en la zona caliente de Medio Oriente y en el conflicto en Siria en especial.
En esta entrevista con Infobae, su visión sobre el terrorismo yihadista que ha golpeado a su país en los últimos años y sobre los recientes acontecimientos en Medio Oriente. Además, una referencia a su participación, casi involuntaria, en la serie Le bureau des légendes.

LAS NOVEDOSAS ELECCIONES CHILENAS DE HOY


Por qué las elecciones de este domingo en Chile son únicas y cómo podrían cambiar el equilibrio de poder en el país

En un país con voto voluntario y alta abstención electoral, pocos se animan a apostar a un resultado concreto en las elecciones de este domingo en Chile, donde se elegirá Presidente de la República y se renovarán la Cámara de Diputados y parte del Senado.
Pero hay dos cosas que sí están claras: una es que el expresidente y empresario de centroderecha Sebastián Piñera llega a la recta final liderando las encuestas; la otra es que estos son en varios aspectos unos comicios inéditos.
Este año debutarán nuevas reglas para la elección parlamentaria y que es posible que el sistema político chileno, que hace 27 años se divide en dos grandes bloques, se abra a la representación de nuevas fuerzas como el Frente Amplio, que -en un símil al "Podemos" de España- rechaza tanto la herencia del régimen militar como los acuerdos de los gobiernos democráticos de la transición post Pinochet.
Clave en este eventual reacomodo de fuerzas es el fin del sistema electoral binominal vigente desde 1989 por uno proporcional moderado, el método D'Hondt.
En teoría, el nuevo sistema podría favorecer a las nuevas corrientes que, en medio del desencanto con la política tradicional, han proliferado tanto a la derecha como a la izquierda.

sábado, 18 de noviembre de 2017

HORAS DECISIVAS PARA ZIMBABWE Y ROBERT MUGABE

Esta semana fue la más complicada para dicho país de Africa Meridional, erigido en uno de los peores del mundo, si nos dejamos convencer por sus indicadores económicos, de inflación (incierta, de dos a cinco dígitos anuales), fuga de capitales, expropiación de tierras, pero sobre todo políticos e institucionales, con su nonagenario Presidente, Robert Mugabe, que gana elecciones con más del 90 % de los votos, sistemáticamente, con su partido, el ZANU-PF y casi sin oposición, desde 1980.


El martes pasado, se produjo un golpe militar, liderado por el General Constantino Chiwenga, aliado al Vicepresidente de Mugabe -y ex jefe de su policía secreta-, Emmerson Mnangagwa, quien fuera destituido hace 12 días, por la ambiciosa y extravagante cincuentona esposa del Presidente, Grace Mugabe (sudafricana y Doctora en Sociología en 2014) quien además desde marzo pasado, ha decidido anular todos los contratos con China, verdadero sostén financiero de esta país aislado del mundo, paradójicamente octavo productor mundial de diamantes, dejando bajo arresto domiciliario a Mugabe. Aparentemente, el golpe no tuvo el objetivo de derrocarlo -al menos, por ahora- sino de restituir en su cargo a Mnangagwa, quien volvió al país anteayer, inclinando la balanza de la elite de Harare (la capital de Zimbabwe) a favor de la facción "Lacoste", encabezada por el "Cococrilo", el apodo con el que se conoce al Vicepresidente, en desmedro del "G40" -la generación de los 40 años- que secundan a Grace.

Vale la pena repasar quién es Mugabe, en un continente que si bien tiene mucho futuro, ha visto emerger, crecer y caer a dictadores de diferente calaña, tan o más excéntricos como él: el antropófago Idi Amin Dada en la Uganda de los setenta y Yoweri Museveni en el mismo país en la actualidad; Jean Bedel Bokassa I en República Centroafricana; Omar El Bachir (Sudán); Haile Selassie y Meles Zenawi en Etiopía; Paul Biya en Camerún; Idris Deby en Chad; Omar Bongo en Gabón; Lasana Cont en Guinea Conakry; Teodoro Obiang Nguema en Guinea Ecuatorial; Denis N´Guesso en Congo; Mobutu Sesse Seko en Zaire; Paul Kagame en Ruanda; Yahya Jammeh en Gambia y, Blaise Campaoré (desde 1987 hasta 2014) en Burkina Faso. No podemos obviar a Faure Eyadema en Togo, mediante fraude, el sucesor de su padre Gnasangbe (1967-2005). También recordamos el ascenso, la gloria y la brutal caída con asesinato incluido, del coronel Muammar Khadaffy, en la Libia de la "Primavera Arabe", en 2012; a Hosni Mubarak, también caído en desgracia en la Egipto de la misma época y a Zinedine Ben Alí en Túnez. Todos dejaron una estela de muertos, desaparecidos y presos politicos opositores, mientras conservaban decenas de esposas e hijos, todos enriquecidos con cuentas en Suiza y otros países europeos, cuando no, la propia Estados Unidos, cómplices de semejante festival de patrimonialismo y corrupción.

Resultado de imagen para Robert Mugabe photos
Resultado de imagen para Robert Mugabe photos
Resultado de imagen para Robert Mugabe photos


Mugabe, nacido en un hogar católico, fue el héroe de la independencia de Rhodesia del Sur (luego, rebautizada como Zimbabwe), en 1979, un país donde convivían negros (95 % de la población) y blancos (el 5 % restante), pero bajo el régimen de apartheid al estilo de la Sudáfrica pre-Mandela, pero que logró su cometido de liberarse del Reino Unido, con la promesa del entonces veterano político nacionalista, de respetar contratos coloniales, pacificar el país y realizar cambios sociales en democracia. Concretamente, se pactó con Londres, un régimen parlamentarista multipardista donde se reservaría para la minoría blanca, encabezada por Ian Douglas Smith (1919-2007), una quinta parte del Parlamento. Además, Mugabe necesitaba de la minoría blanca porque ella concentraba el grueso de los recursos técnicos y profesionales, que necesitaba el nuevo país independiente, para no seguir dependiendo sólo de la producción y exportación de diamantes. 

Sin embargo, Mugabe cumplió en parte, sus promesas. No demoró en cambiar la Constitución e instaurar un régimen político presidencialista, donde sería reelecto Presidente seis veces: en 1990, 2000, 2002, 2005, 2008 y 2013. Tras desembarazarse de sus rivales Joshua Nkomo, Ndabaninghi Sithole y el obispo metodista Abel Muzorewa en la alianza independentista gobernante (ZANU-ZAPU), promovió una guerra tribal favorable a sus intereses. No dudó en usar una juventud partidaria armada, los "Green Bombers" para intimidar a sus opositores. En términos macroeconómicos, también fue un pragmático. Tras renunciar al sistema marxista en 1990, encaró una política de privatizaciones masivas, acordando inversiones con China y alentando la producción agrícola de cereales y tabaco, a cargo de la minoría blanca, propietaria de los campos más productivos. Zimbabwe no sólo  mejoraría sus indicadores macroeconómicos y de exportaciones, sino que además, bajaría a un 10 % el analfabetismo. 


Sin embargo, en 1998, el viejo líder volvería a virar drásticamente. En 1998, producto de otra coyuntura económica en deterioro, Mugabe realizó una reforma agraria, que era contraria a los intereses de la minoría blanca, propietaria del 32 % de las tierras. A punta de pistola, mandó a sus adláteres a amenazar y saquear a los blancos en sus granjas, lo cual, sirvió de pretexto para el bloqueo económico y comercial de Estados Unidos y la Unión Europea. Una década más tarde, todos los indicadores sociales y macroeconómicos cayeron en picada: no sólo la inflación más alta del mundo, con la friolera de un 10000 % anual, sino la baja de la esperanza de vida a 36 años y la mortalidad infantil de 650 por mil, en un país que vive ya hace tiempo, del trueque y todo tipo de mercados negros.

Resultado de imagen para Robert Mugabe photos

Volviendo a la Zimbabwe actual, los próximos días serán decisivos a la hora de observar con mayor claridad el panorama que se avizora en Harare, en términos de saber si Mugabe acepatará ser un rehén político de los militares, si Grace no hará un contragolpe y si efectivamente, pensando en las elecciones de 2018, finalmente quien herede el control del Partido, del gobierno y del Estado, sea el otrora temible Mnangagwa.

ZIMBABWE CAMBIA DE "JEFE" VIA UN GOLPE Y LA JUSTICIA LO LEGALIZA

sábado, 14 de octubre de 2017

EL SECESIONISMO CATALAN ES HIJO DE LA TRANSICION ESPAÑOLA

."EL GOBIERNO DE MACRI EMPIEZA DESPUES DE OCTUBRE"





Lo dice Pablo Gerchunoff, economista e historiador económico argentino, de filiación radical y profesor de la Universidad Torcuato Di Tella.

Jugoso reportaje con frases como éstas:

"Yo no veo nitidez en rumbo y visión de largo plazo de este gobierno".

"La frase presidencial de que cada día estamos mejor, a mí me llena de incertidumbre".
"Me gustaría que Macri me explique cada paso que da, si tiene un sentido".
"Le preguntaría a Macri: cada paso que damos, es un paso hacia adónde?". 
"Uno tiene que cautivar a la sociedad, transmitiendo visión de largo plazo".
"Me gustaría una visión que subraye que Argentina es un país que estimula a las inversiones y protege a los pobres".
"Que el radicalismo levante el perfil y si tiene que disentir, que lo haga".

domingo, 17 de septiembre de 2017

GAZA: HAMAS ACORRALADA POR EL TRIO ISRAEL-EGIPTO-AL FATAH

Hamás cede ante la presión de Egipto y acepta disolver su Gobierno de facto en Gaza

Los islamistas palestinos anuncian elecciones y un Gobierno de unidad por primera vez desde 2006

JUAN CARLOS SANZ, DIARIO EL PAIS, MADRID, ESPAÑA, DOMINGO 17 DE SETIEMBRE DE 2017.

 El nuevo líder político de Hamás, Ismail Haniya, en una imagen de 2014.
Con las fronteras clausuradas y los hospitales desprovistos de medicamentos, sin apenas electricidad ni agua potable en la Franja de Gaza, Hamás, que ocupa el poder en el enclave mediterráneo desde hace una década, ha anunciado este domingo la disolución de su Gobierno de facto y la restitución de las instituciones a la Autoridad Palestina. Si el movimiento islamista cumple su compromiso —expresado tras las negociaciones de esta semana en El Cairo con el servicio de inteligencia de Egipto— los palestinos tendrán que acudir a las urnas por primera vez desde 2006, cuando Hamás ganó las legislativas, para elegir un nuevo Parlamento que dé paso a un Ejecutivo de unidad nacional.
Fatah, el partido del presidente palestino, Mahmud Abbas, dio la bienvenida a la declaración, aunque anticipó con cautela que solo se reanudará el suministro eléctrico suprimido y las transferencias de fondos recortadas a Gaza si las promesas se plasman en hechos. Anteriores intentos de reconciliación entre ambas facciones enfrentadas han fracasado a causa de la división política que paraliza Palestina.
La cúpula de Hamás —de la que forman parte el nuevo líder de la organización, Ismail Haniya (EN LA FOTO), y su sucesor como jefe político en la Franja, Yahya Sinwar— parece haber recibido una oferta en El Cairo difícil de rechazar. Al bloqueo terrestre y marítimo —jalonado por tres guerras— que Israel mantiene desde hace un decenio sobre Gaza se sumó desde 2013 el cierre casi permanente de la frontera de Rafah con Egipto, que solo ha abierto sus puertas 18 días este año. El pasado mes de marzo, la constitución por el movimiento islamista de un comité administrativo para gestionar el enclave costero fue interpretada por la Autoridad Palestina como la transgresión de una línea roja.
Para prevenir la secesión del territorio a través de un Gobierno de facto, el presidente Abbas ordenó la supresión de las subvenciones a la electricidad y rebajas salariales de los funcionarios. Medicamentos esenciales, como los utilizados en los tratamientos de quimioterapia para el cáncer, dejaron de llegar con regularidad desde Ramala a las farmacias de los hospitales de la Franja. Se recortaron además las autorizaciones para que los pacientes con casos más graves recibieran asistencia vital en centros sanitarios de Cisjordania, Jerusalén Este o Israel.
Un comunicado de Hamás difundido de madrugada en El Cairo ha hecho un llamamiento al Gobierno del primer ministro palestino, Rami Hamdala, a “llevar a cabo su misión y su deber de inmediato”, así como a la “creación de un Gabinete de unidad nacional con la participación de todos los partidos”. El movimiento islamista acepta la celebración de elecciones legislativas y muestra su disposición a aplicar el acuerdo de reconciliación alcanzado en 2011 también en El Cairo para zanjar las disputas interpalestinas. Los enfrentamientos armados entre las milicias de ambos grupos se saldaron en 2007 con 385 muertos y la expulsión de Fatah del poder. En una ceremonia celebrada en Gaza el pasado jueves, familiares las víctimas de los dos principales partidos recibieron compensaciones económicas. Se trata de la primera medida efectiva adoptada para restañar las heridas del conflicto civil.
Fuentes próximas los servicios de inteligencia egipcios citadas por el diario israelí Haaretz aseguran que en esta ocasión Hamás está intentado demostrar al Gobierno del El Cairo la seriedad de su compromiso de reconciliación con la Autoridad Palestina, a la espera de recibir en contrapartida una mejora del suministro eléctrico y la apertura de la frontera de Rafah para aliviar el bloqueo impuesto a los dos millones de gazatíes. Una delegación de Fatah se ha reunido en la capital de Egipto con los líderes del movimiento islamista palestino.
El presidente de la Autoridad Palestina tiene previsto reunirse el miércoles en Nueva York, donde intervendrá ante la Asamblea General de Naciones Unidas, con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Abbas acude ahora a la cita con la baza de la recobrada unidad política palestina —prometida al menos por Hamás— para reactivar un proceso de paz en el que el mandatario norteamericano pretende dejar su impronta con un “acuerdo definitivo”. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que también será recibido por Trump, ha adelantado que centrará el encuentro en la amenaza de la creciente presencia de Irán y sus aliados en Siria y Líbano, sin expresar aparentemente interés por un avance en el diálogo con los palestinos.

UN SINAI EXPLOSIVO: EL PEOR ATENTADO EN LA HISTORIA DE EGIPTO

MERKEL, TRAS LOS RECORDS DE ADENAUER Y KOHL


Indispensable Angela

Merkel enfrenta su cuarto mandato desde una centralidad que empezó siendo alemana y ahora es ya europea y global

LLUIS BASSETS, DIARIO EL PAIS, MADRID, SABADO 16 DE SETIEMBRE DE 2017.




Así como hay una superpotencia indispensable, Estados Unidos, según la ex secretaria de Estado Madaleine Albright, también hay un personaje político europeo indispensable, según el semanario The Economist, y este es Angela Merkel. Si no fuera por la obsesión alemana por la discreción y por su reticencia al protagonismo, Merkel sería reconocida como la líder del mundo libre, especialmente desde que Obama dejó la Casa Blanca y le sustituyó el presidente más atrabiliario, errático e irresponsable que haya encabezado el Gobierno de Washington.

El próximo domingo los alemanes tendrán la oportunidad de darle por cuarta vez una mayoría parlamentaria, algo prácticamente asegurado a la vista de las encuestas, en las que las listas socialdemócratas, con su candidato Martin Schulz a la cabeza, se hallan a una distancia inalcanzable —entre 15 y 17 puntos por detrás— para aspirar a algo más que entrar como socios minoritarios en un gobierno de gran coalición. La única incógnita que dilucidarán los electores será la fórmula de gobierno, en función de la composición del Parlamento, pero no la centralidad de la coalición conservadora CDU-CSU y de la figura indispensable de Merkel.
La tonalidad del cuarto mandato de Merkel en la cancillería dependerá de los socios que se vea obligada a escoger entre las tres opciones posibles en un mapa parlamentario en el que no se dan mayorías de gobierno en solitario. La opción más clara son los liberales del FDP, el socio habitual de la CDU-CSU en la coalición burguesa durante los años de la Alemania de Bonn, con los que también Merkel hizo gobierno en su segundo mandato entre 2009 y 2013. Para que esta fórmula sea posible los liberales deben salir del bache en el que se metieron hace cuatro años, cuando se quedaron sin representación parlamentaria por primera vez desde la fundación de la actual república.
Siempre está a mano la gran coalición, la fórmula que mejor refleja el consenso central de la política alemana, que lleva a gobernar juntos a los dos partidos concebidos para actuar como adversarios, uno en el Gobierno y el otro en la oposición, con el inconveniente de que dan cancha política a quienes serán los extremos, la izquierda radical Die Linke y el partido anti inmigración AfD (Alternative für Deustchland).
Hay todavía una tercera fórmula inédita, en la que una insuficiente mayoría parlamentaria conservadora-liberal se vería completada por los diputados verdes, dando lugar a la Jamaica, una improbable coalición en la que ondean, como en la bandera de la isla caribeña, los colores negro (CDU-CSU), amarillo (FDP) y verde (Die Grüne). Para Merkel, tendría el atractivo de estrenar socio de coalición con el partido que gobernó con su antecesor Schröder y dio a Alemania un destacado ministro de Exteriores como Joschka Fischer, en el gabinete que mejor representó la llegada al poder de la generación revolucionaria del 68. Sentar juntos a liberales y verdes es algo con una dificultad objetiva en los programas contradictorios de ambas formaciones, especialmente respecto a los refugiados y a las emisiones contaminantes de los automóviles, pero también en una cuestión de culturas políticas opuestas e incluso enemigas.
Con 12 años de experiencia como canciller a sus espaldas y otros cuatro por delante, Merkel superará pronto a Konrad Adenauer, que permaneció 14 años al frente de la república de Bonn (entre 1949 y 1963), e igualará a quien fue su mentor, el canciller de la Alemania unida, recientemente fallecido, Helmut Kohl. Si el primero inauguró una Alemania en paz y el segundo consiguió reunificarla, Merkel se ha encontrado con el reto de responsabilizarse del rumbo de Europa entera en la época de mayores turbulencias para el proyecto de integración, que coincide también con la quiebra del liderazgo mundial de Estados Unidos.
El récord de permanencia en la cancillería llegará en 2021, cuando Merkel cumpla 67 años, todavía a seis de alcanzar la edad de Adenauer cuando fue investido como el primer canciller de la República Federal. Aunque muchos especulan con su jubilación al término del próximo mandato, nada está escrito sobre la eventualidad de un quinto mandato al que se presentaría con la edad de Hillary Clinton cuando aspiró a la presidencia de EE UU. Esta eventualidad, ahora remota, dependerá de dos factores: de su capacidad para superarse a sí misma en su balance de gobierno, de forma que se encuentre entonces en buen estado de forma política y de imagen pública; y del punto en que se halle el centro derecha, en cuanto a cohesión y liderazgos alternativos, ahora inexistentes.
Merkel, a diferencia de Adenauer y Kohl, ha adquirido envergadura gracias a las crisis existenciales con las que ha tropezado. No es lo mismo la oportunidad de un momento inaugural, como la Hora Cero que presidió Adenauer, o la caída del Muro, que correspondió a Kohl, que la dificultad de dos crisis como la del euro y la de los refugiados, que han hecho gravitar el peligro de desaparición sobre la propia idea de Europa.
Buena parte del éxito de Merkel tiene que ver con la solidez del sistema político e institucional alemán, en el que ella ha conseguido ocupar e identificarse con el centro ideológico e incluso topográfico. Pero también cuenta su personalidad, reflexiva y dubitativa, pragmática y posideológica, capaz de arriesgar pero alejada de visiones y fantasías (esa vision thing, que no tenían tampoco ni Bush padre ni Helmut Kohl) y con un sentido moral que la alejan del cinismo y de la arrogancia tan característicos de la profesión política masculina.
Una reciente encuesta del Pew Research Center, realizada en 37 países, revela el impacto global de la canciller, en contraste con el desprestigio de Donald Trump, Vladímir Putin y Xi Jinping. Un 42% de la mediana mundial de las encuestas confía en Merkel frente a un 31% que expresa su desconfianza, cifras que en el caso de Trump son del 22% y el 74%, respectivamente. En Europa, el grado de confianza llega al 60%, con la particularidad de que el Pew subraya el notable apoyo con que cuenta la canciller en la opinión de izquierdas.
Un exceso de expectativas puede también traducirse en nuevas decepciones, sobre todo cuando quien la espera son la Unión Europea en la salida de la crisis y el mundo sin presidente de Estados Unidos. Le sucedió a Obama solo llegar a la Casa Blanca y le puede suceder a Merkel en su cuarta investidura como canciller. Las tareas alemanas que tiene ante sí no son menores y no podrá desatenderlas en nombre de unos liderazgos europeos y globales que suscitan más reticencias que entusiasmos entre sus compatriotas.
La economía se halla en excelente forma pero todavía vive en buena parte del impulso reformista de su antecesor Gerhard Schröder. El país no tiene las infraestructuras que necesita, producto entre otras cosas de su aversión al gasto y al endeudamiento. Siendo un gigante industrial, la rama más puntera que es la digital se halla subdesarrollada. El prestigio de su industria automovilística se halla erosionado por el fraude de las emisiones. Sigue cayendo la capacidad adquisitiva de los trabajadores peor pagados, en una buena demostración de que Alemania no se sustrae al incremento global de las desigualdades que ha presidido la reciente crisis. Y es muy inquietante su demografía declinante con una población cada vez más envejecida.
A pesar de las exigencias interiores, hay demanda de Merkel en Europa —con Macron a la espera de dar juntos el gran impulso europeo— y la hay en el mundo, con esos liderazgos populistas y autoritarios, Trump, Putin, Xi Jinping, que hacen todavía más urgente una brújula orientada por el derecho internacional y por los valores europeos que son los de Angela Merkel.

ARTICULO RELACIONADO DE TU INTERES 

MERKEL QUIERE EVITAR NUEVAS ELECCIONES Y BUSCA ACUERDO CON EL SPD